La Biblioteca de Perseo

Mundo clásico, libros y comentarios varios

Posts Tagged ‘Mundo Helenístico

The Poison King por Adrienne Mayor

leave a comment »


MAYOR, A., 2010, The Poison King. The Life and Legend of Mithradates. Rome’s Deadliest Enemy, Princeton University Press, Princeton and Oxford.

Llevar a cabo una biografía de un personaje histórico es algo complejo. Uno de los mayores errores en los que se puede incurrir es en sentir cierta simpatía e incluso excusar muchos de sus actos. Una buena biografía es capaz de sobreponerse a éste problema. Una mala, queda lastrada de forma irreversible. Este es uno de esos casos.

La figura de Mithridates está llena de claroscuros. Desde su capacidad de reponerse y su fiereza en la lucha contra Roma pasando por sus asesinatos de rivales o el de los 80.000 itálicos y ciudadanos romanos en el año 88 aC. Todo esto debería servir para trazar una biografía en donde se ahondara en esta contraposición tan clara en el modo de actuar del soberano del Ponto. Sin embargo, encontramos una idealización de su figura continuada. Si bien es cierto que muchas de las anécdotas que nos relatan las fuentes romanas y griegas pueden estar distorsionadas, eso no implica que tengamos que dar por completo la vuelta a sus argumentaciones.

Este hecho se hace muy palpable conforme uno va leyendo la obra de Mayor en donde hay momentos en donde se llega al absurdo para querer justificar el genio político y militar de Mithridates. Un ejemplo es el reparto de territorios entre Nicomedes III y Mithridates. Cuando ambos se pelean y buscan en el Senado el apoyo para conseguir sus objetivos Mayor expone que los representantes del Ponto hablan de los vínculos con Aristonico del pretendiente de Nicomedia. Para Mayor eso supone un acierto pues asusta al Senado y, a la vez, galvaniza a los seguidores de Mithridates. Si la imagen del rebelde de Pérgamo tenía tanta prédica, razón de su uso por el rey del Ponto, resulta poco menos que extraño que use este argumento para desbancar a un pretendiente. Una cosa así debería de generar una reacción de rechazo por parte de los partidarios de Aristonico al ver como Mithridates se aliaba con el Senado para evitar que un descendiente de éste llegase al poder.

No es el único análisis que llama la atención. Roma es presentada en la mejor tradición schumpeteriana: la máquina de la guerra. Un “Lobo” (tal como la define la propia autora) que amenaza con acabar con todo. Por eso, cualquier amigo de Roma podía ser atacado en todo momento. De hecho, Gruen ya puso de manifiesto una visión muy diferente de la toma del testamento de Átalo III por parte de Aquilino. Incluso como llevó a cabo una labor de manutención de los caminos del reino y como el oro de esta zona tardó bastante en ingresar en Roma. Una visión que, por otro lado, no es discutida aquí a pesar de la imagen radicalmente diferente que encontramos en el libro.

De hecho, uno no deja de tener la sensación a lo largo del libro que hay un doble rasero enorme para medir ciertos aspectos del libro. Por ejemplo, que Nicomedes III haga que uno de sus hijos adopte el nombre del rey de Capadocia para engañar al Senado es comentado como una muestra de ingenio y habilidad. Sila expropia la mitad de las tierras de Tebas, aliada con Mithridates, y la cede a los templos que había saqueado para que recuperen sus riquezas y es llamado cínico. Este es un ejemplo simple, pero hay muchos más. La expansión del Ponto nunca recibe el adjetivo de imperialista, cuando la propia autora se deshace en elogios a su extensión, de hecho es poco menos que una misión civilizadora o libertadora. Llama la atención que recalque tanto las riquezas que estas tierras proporcionan al tesoro real pero nunca se hable de la explotación y voracidad por parte de Mithridates. Todo lo contrario que con el caso romano.

Este doble rasero se hace aún más palpable cuando encontramos que las razones que se arguyen para la matanza de los itálicos son de corte político y ese mismo análisis se deja pasar con el caso de las acciones de Aquilino. También se puede ver en el trato que recibe el ejército de Mithridates en Grecia, llamado ejército de liberación en numerosas ocasiones. En la misma línea se puede hablar de las deportaciones masivas que lleva a cabo Tigranes, aliado de Mithridates. Podríamos añadir la política con Chios del rey del Ponto como otro ejemplo de esta disparidad de análisis.

Aún peor resulta ver como se afirma la devoción y la pasión que se siente en Anatolia por la figura del rey del Ponto y vemos como rápidamente sufre deserciones o como después de sus acciones en Chios no hay una explicación clara. Muchas de las tramas de conspiración no son suficientemente explicadas. ¿Cómo entendemos que los gálatas se rebelan cuando hacía unas pocas páginas hablaba de la pasión por el rey de éstos?

También habría que analizar la poca crítica que hay de las cifras de los ejércitos del Ponto y de Armenia en éste conflicto. Un análisis detallado debería de poner de manifiesto lo exageradas de las cifras y, si se aceptan, lo gravoso que sería para las poblaciones cercanas su paso por la zona. Estos aspectos, de nuevo, nos permitirían una visión mucho más ajustada a la realidad que debió ser el conflicto: dos potencias disputándose la hegemonía regional del Asia Menor. Cada uno empleando sus medios y sus capacidades para conseguir sus objetivos. No hay más. Intentar vestir a un rey como Mithridates como libertador y amante de la democracia y la libertad personal resulta cuando menos curioso viendo el tratamiento que dio a sus hermanas encerrándolas y obligándolas a vivir como vírgenes toda su vida.

Por estos aspectos que hemos apuntado consideramos que esta es una visión muy sesgada y, sobre todo, poco incisiva en esos puntos en donde se decide dar una imagen tan favorable sobre las acciones del rey del Ponto. En lugar de eso, nos encontramos con una narración que parece más encaminada a glorificar al rey mientras se denigra a Roma que a un análisis serio y complejo de un momento histórico de gran complejidad.

Written by pauvm

28/10/2011 at 8:56